Cátedra de Idai Nature: Bioestimulantes para la producción vegetal

 

Cátedra de Idai Nature: Bioestimulantes para la producción vegetal

Enviado por admin en Mié, 28/11/2018 - 07:56

El pasado 8 de noviembre asistimos a la Cátedra de Bioinsecticídas Idai Nature, la cual trató sobre los mecanismos de acción de los bioestimulantes para la producción vegetal.

La jornada contó con la presencia del Dr. Patrick Du Jardin, profesor de la Universidad de Lieja (Bélgica) experto mundial en la bioestimulación de cultivos y con la Dra. Nuria Ferrol González, investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) especializada en el estudio de micorrizas arbusculares.

La primera parte de la jornada constó de dos charlas del Dr. Patrick Du Jardin, una sobre la dificultad de la creación de una normativa a nivel europeo que unifique criterios sobre el uso de los bioestimulantes, y la otra, sobre todo aquello que conocemos y desconocemos sobre los mecanismos implicados en el bioestimulación de la plantas. La segunda parte fue a cargo de la Dra. Ferrol y trató sobre los beneficios de la aplicación de micorrizas arbusculares.

Los bioestimulantes se describen en la unión europea como “aquellas sustancias o microorganismos que aplicados a las plantas o a la rizosfera estimulan procesos naturales  como la absorción de nutrientes, la tolerancia a estreses abióticos y la calidad de los cultivos independientemente de su contenido en nutrientes”. Son sustancias que contienen entre otros aminoácidos, péptidos o elementos minerales.

La dificultad de su regulación yace en la complejidad y desconocimiento de los procesos sobre los que influyen tras su aplicación, ya que pueden actuar potenciando defensas de la planta como aumentando la calidad y cantidad de la producción. Así que encuadrar este tipo de sustancias en un marco regulatorio es complejo si no se conocen bien sus mecanismos de actuación, ya que podemos utilizar un bioestimulante para favorecer el desarrollo de una planta y de forma indirecta ésta aumentar sus defensas disminuyendo así el ataque de ciertos patógenos aunque el producto no provoque ningún efecto de forma directa sobre ellos. ¿Estaríamos hablando entonces de un producto que favorece el desarrollo de la planta o de uno que reduzca la población de organismos patógenos? ¿Sería un producto que estimula la planta a producir más o un bioinsecticida?.

En la segunda parte de su exposición el Dr. Du Jardin trató sobre lo poco que conocemos y lo mucho que desconocemos aún sobre los mecanismos de la bioestimulación. Llegando a la conclusión de que el uso de los bioestimulantes es en general beneficioso para las plantas siempre se que apliquen en el momento adecuado para el cultivo que estamos trabajando.

Nuria Ferrol expuso los trabajos que se están realizando con hongos micorrícicos y los beneficios que pueden aportar estos a distintos cultivos.

Se conocen unas 250 especies de hongos micorrícicos, aunque hay mucha más diversidad. La mayoría de las plantas cultivadas son susceptibles de ser micorrizadas, a excepción de algunas familias como las Crucíferas, Quenopodiáceas, Ciperáceas, Cariofiláceas y Juncáceas.

El principal beneficio de la micorrización es la captación de agua y nutrientes por parte del hongo para ponerlos a disposición de la planta, sobre todo por la captación de fósforo, esto es tanto así que en algunos casos la planta puede adquirir el fósforo solo por vía micorrícica, lo que nos indica que la micorrización inhibe la absorción de fósforo por vía radicular. Altas concentraciones de fósforo en el suelo también inhiben la micorrización. Además de fósforo, hay otro nutriente muy importante como es el nitrógeno, donde el hongo puede captar entre el 20 y el 75 % de las necesidades de la planta.

Los hongos micorrícicos contribuyen a captar micronutrientes como el hierro, el manganeso y el cobre, así como a retener metales pesados aumentando la tolerancia a la toxicidad de estos.

Otro de los beneficios que provoca la micorrización serían los cambios fisiológicos que predisponen a la planta para soportar mejor el estrés.

Mycodai es un producto desarrollado a partir del hongo formador de micorrizas Rizopaghus irregularis, que se caracteriza por ser un producto liquido de fácil aplicación y por contener en sustancias promotoras especificas de la micorrización que aceleran el proceso hasta 2 semanas con respecto a otros productos similares.

 

0 comentarios

¡SUSCRÍBETE AL NEWSLETTER!